martes, 28 de abril de 2009

Increíble, pero cierto.

Isaac nos trajo los tres vasos. Le pegué un trago. Sabía a algo raro, pero no me estaba malo, con lo que me lo bebí en muy pocos tragos. Mis amigas se me quedaron mirando.
- Es que el camino se me ha hecho largo y tenía sed. – se rieron las dos. Vino mi hermano y me lo rellenó.
- Como te vas a poner hoy, enana.

Mi hermano solo hacía que llenarnos los vasos a las tres. En media hora íbamos ya bastante contentas. En la vida me había sentido de esa forma. Era una sensación muy rara. La cabeza no paraba de darme vueltas, veía borroso y no me podía mantener de pie sin tambalearme. Buscaba desesperadamente un sitio donde poder sentarme. Nanni y Auro se lo estaban pasando muy bien, estaban en su salsa.
Vi un hueco en uno de los bancos y sin pensármelo dos veces fui a sentarme. Pero cuando estaba llegando, fue Edgar y se sentó. Me quedé parada. Él se dio cuenta de que me había quitado el sitio, y con el dedo me dijo que me acercara.
Fui donde estaba él.
- Hola Leire, ¿querías sentarte?
- Si, si. Pero no importa, no pasa nada. Ya me busco yo otro sitio.
- No anda, ven aquí. – se levantó, me cogió de la cintura e hizo que me sentara en sus piernas. El corazón me latía a mil por hora. No me estaba creyendo lo que me estaba pasando. – A qué aquí estás mejor, ¿eh?
- Claro está. – le sonreí.
- ¿Y qué haces tú aquí? Pensaba que a ti estás cosas no te gustaban.
- Y no me gustan. Pero mis amigas me convencieron. Me llevaron de cañas y ahora estoy aquí bebiendo con vosotros. Y, ¡mírame! Con dos o tres cubatas encima y casi no se ni lo que digo ni lo que hago – no era del todo cierto así, pero bueno.
- Bueno, hay que probar de todo en esta vida, ¿no? Para saber si te gusta o no.
- Pues sí, o eso creo. ¿Sabes? Nunca pensé que hablarías conmigo de esta manera que lo estás haciendo ahora. - ¿por qué había dicho eso?
- ¿Por qué lo dices? – preguntó intrigado.
- Un chico como tú, popular, guapo, agradable, simpático, divertido…hablando conmigo, una chica normal, más bien fea, sencilla... – no me conocía. En otras condiciones eso que acababa de decir ni se me hubiera pasado por la cabeza.
- Lo que te he dicho, tiene que haber una primera oportunidad para todo. Sino lo pruebas, no sabes que te gusta, ¿no? – me sonrió pícaramente. Me estaba tirando los tejos. Si, de eso estaba segura. En toda regla. Me quería quedar con él toda noche hablando, pero me llamó Isaac.
- Me está llamando Isaac. Ahora luego vengo otra vez, ¿vale?
- Vale, pero primero…- dijo mientras señalaba con su dedo índice su mejilla en señal de que le diera un beso. Se lo di. Edgar me ayudó a levantarme porque falto poco para aterrizar en el suelo.

Safe Creative #0905193686072

7 me acuerdo de tí:

Laura dijo...

Me matas!!! Te lo juro!!! me gustan tanto los finales felices uqe me producen risas!!!! Me encanta!!!

RoCKstaR dijo...

Tu y edgar mucho love!!
Espero que esto acabe bien y que no se aproveche por decir que estas un poco pasadita.
Un beso (LL)
Mañana me toca publicar, ya te avisare cuando lo haga

Laura dijo...

Ahora en serio, ahora que se han besado y eso, significa uqe se acaba la historia o el tio ese es un guarro y se va con alguna "mala pecora"? Que tension...

Sandra dijo...

Genial!! Dios mio, por fin Edgar habla contigo. Ya estaba yo desesperada pensando si pasaria algo. Postea rapido, porfa, que me vas a dejar toda la noche en vela!!!

Ninde dijo...

Jooo que suerte chavala!
que suerte!
encantador cap aunque este ebria me ha gustado un monton ^^
=D

Isabel dijo...

Ojú el pedillo que llevas xD, aunque si esa es la forma de que te hable Edgar (aunque no la mejor).
Sigue escribiendo
Besos!!^^

Poder_De_Chic dijo...

OH! que booniitoo peero si qe estas borracha eh guuapa jajaja xD
bueno me paso i voy a poner una nueva entrada ;)