martes, 19 de octubre de 2010

¿Y quién es ese chico? ¿Le conoces? Porque yo no.

A penas comí. No tenía nada de hambre. No me gustaba estar enfadada con mis amigas. Pero era un enfado tonto y de niñas pequeñas. Ellas eran libres de poder quedar con sus novios o con quien quisieran, por lo tanto, yo también tenía derecho de quedar con una compañera de clase que me caía bien.

Después de hacer los deberes para el día siguiente, me tumbé en la cama. No tenía ganas de conectarme a Internet. Seguro que Auro y Nanni estaban en el Messenger, y no me apetecía nada hablar con ellas.

Isaac entró en ese momento en la habitación. Cerró la puerta y se quedó de pie apoyado en mi armario. Me incorporé en la cama.

- ¿Qué vas a hacer esta tarde? – me preguntó. Estaba segura de que lo sabía perfectamente. Auro le habría informado.
- Pues he quedado con Cynthia sobre las seis para ir a algún bar a tomarnos algo. ¿Por qué? ¿Te quieres venir?
- No. Es que había quedado con Edgar y con Ben para hacer algo, pero no sabemos el qué. Y he pensado en que se podrían venir a casa a jugar a la consola.
- Pues que vengan. A mí me da igual. – añadí.
- Vale. Te lo he preguntado porque como tú y Edgar no estáis en vuestro mejor momento, he visto oportuno preguntártelo. Él es mi amigo, pero tú eres mi hermana. Y, ante todo, quiero que tú estés bien y no te encuentres incómoda.
- Gracias Isaac. – Me levanté y le abracé.

Después del abrazo, Isaac salió de mi habitación. Oí como bajaba a la planta de abajo y le decía algo a mi madre. Seguramente, le estaría diciendo que le dejara la televisión del comedor para poder montar la consola allí, y así estar más anchos.
A los pocos minutos oí que alguien volvía a subir las escaleras, y mi madre entró en mi habitación. Me comentó que se iba a ir un rato al centro comercial para ver si se compraba algo de ropa, ya que últimamente había perdido bastante peso y todo le estaba algo grande.

Miré el reloj. Eran cerca de las seis de la tarde. Me levanté de la cama porque aún seguía tumbada encima de ella. Me arreglé un poco el pelo en el espejo, y después de coger algo de dinero y de metérmelo en el bolsillo del pantalón, bajé al salón para irme lo más rápidamente posible. No quería encontrarme con Edgar y Ben en mi casa. No sabría qué hacer ni qué decir.

Me despedí de Isaac y salí de casa. Cerré la puerta a mis espaldas. Respiré hondo un par de veces y comencé a andar. Pensé en como actuaría al llegar a casa, ya que Edgar y Ben seguro que aún estarían allí.

Enseguida llegué al parque. Cynthia ya se encontraba allí, sentada en uno de los bancos con las piernas cruzadas mientras veía, distraídamente, como jugaban dos niños. En cuanto me vio, se levantó casi de un salto y se acercó a darme un abrazo. Yo se lo respondí.

- ¿Hace mucho tiempo que estás esperando? – le pregunté.
- ¡Que va! Hace unos cinco minutos o por ahí. – me sonrió. - ¿Quieres que vayamos al centro comercial y ahí nos tomamos algo?
- Prefiero que no. – le respondí.
- ¿Y eso? ¿Qué ocurre? – preguntó preocupada y a la vez intrigada.
- Es que mi madre está allí de compras, y no me apetece que me vea.
- Ok. Pues… ¿vamos a algún bar cerca de aquí? Conozco uno que no está muy lejos, es bastante barato y suelen haber estudiantes.
- Vámonos a ese. – contesté contenta.

Nos pusimos en camino. Cynthia andaba de forma despreocupada, pero a la vez sexy, sensual y coqueta. Yo, en cambio, no andaría así en la vida, ni aunque me lo propusiera. Esa forma de andar era natural, no aprendida en una academia de modelos.

En breves llegamos al bar. Tenía un nombre bastante peculiar: Tomato. Le pregunté a Cynthia si conocía la historia del nombre, pero ella contestó negativamente.

Entramos de forma decidida. El bar estaba bastante concurrido, aunque había un par de mesas vacías hacia el fondo del local. Hicimos un par de señas al propietario del Tomato, para ver si nos podíamos sentar en alguna de las mesas vacías. El hombre, con un gesto del brazo, nos invitó a sentarnos.

Una vez sentada miré a ambos lados de la mesa en la que estábamos acomodadas. Todo el bar estaba lleno de adolescentes conversando alegremente mientras se tomaban algo, tanto para beber como para comer.

- ¿Qué pedimos? – me preguntó Cynthia. El camarero acababa de llegar a la mesa.
- Yo quiero una cerveza. – hacía tiempo que no bebía una y me apetecía.
- Y a mí ponme otra, Robert. Y unos cacahuetes, por favor.
- Marchando dos cervezas y un plato de cacahuetes para las señoritas. – dijo gritando mientras se alejaba de la mesa.
- ¿De qué conoces al camarero? – pregunté intrigada.
- No pienses que me he liado con él ni nada por el estilo, ¿eh? – aunque no me hubiera extrañado nada, porque Robert era un chico joven y bastante guapo, aunque algo mayor que nosotras. Tendría sobre unos veinte o veintiún años. – Es que vengo bastante a este bar.
- ¡Ah! Ya me estaba imaginando lo peor. – las dos reímos sonoramente.
- Aquí tenéis, chicas. Y este plato de patatas corre por cuenta de la casa. – dijo dejando las cosas encima de la mesa.
- Gracias. – contesté.

Bebí de la cerveza que Robert me acababa de traer. Estaba fría y sentaba muy bien. Aún hacía bastante calor y se agradecía algo frío.

Cynthia cogió una patata y se la metió en la boca. La masticó sensualmente. ¡Aquella chica tenía encanto para hacer cualquier cosa! No me extrañaba, para nada, que se llevara a todos los chicos de calle.

- ¿Y el sábado que vamos a hacer? – le pregunté después de estar un par de minutos en silencio y pensando en lo que podría hablar con ella.
- Pues ni idea, la verdad. Pero supongo que lo mismo de todos los sábados. Iremos al parque a hacer botellón y luego al Diamonds.
- Siempre lo mismo y con la misma gente. – dije con cara de poco agrado. Enseguida, al decir la misma gente, me vino a la cabeza la imagen de Edgar y también la de Fanny.
- Claro, pero… ¿qué quieres que hagamos?
- Ni idea, pero algo diferente, para ir cambiando.
- Yo llevo un año y pico haciendo lo mismo todos los sábados y aún no me he cansado. Y tú que tan solo llevas cuatro días…
- Hay gente para todo, ¿no? – ella asintió. Bebí cerveza. El último trago que me quedaba en el vaso.
- ¿Pedimos otra? – Cynthia, al igual que yo, también se había bebido toda la cerveza.
- No hace falta, chicas. – acababa de llegar Robert y había dejado encima de la mesa otras dos cervezas.
- ¿Y esto? – le pregunté.
- Os invita aquel chico de aquella mesa. – dijo señalando una mesa que estaba al principio del bar.
- Vale. Gracias. – le contestó Cynthia y Robert se marchó llevándose los vasos vacíos. - ¿Y quién es ese chico? ¿Le conoces? Porque yo no. – dijo mientras se giraba para volver a ver al chico.


Safe Creative #1010117551356

10 me acuerdo de tí:

JuuD dijo...

:O me encanta :) estoi intrigada por saber kien es =)

tres de tres dijo...

uuumm kien sera¿? =) me a encantado el capitulo!!! espero el proximo bss bye! =D

No es deseo, si uno de los dos siente algo mas dijo...

Apuesto a que será Mark...jeje... aunque ya se podria haber encontrado con Dani o algo...jejej... Lo sabes, desde que aparecio el personaje de Dani en la historia me encanta... en fin, a ver como sigue.. Un besazo

Por cierto, se me ha hecho corto el capitulo

Eleea dijo...

¿quien es?
quiero saberlo, pero toca esperar.
como siempre me gusta mucho tu novela, realmente no me canso de leer.

hasta la proxima entrada ;)

La chica de las pecas dijo...

Seguro que es Mark!
Espero ansiosa a que subas el capitulo; nunca se cuando me dejará de gustar esta novela, siempre con ideas nuevas, siempre me gustará :)

Bel* dijo...

JODER JODER JODER!

=O =o =O =O =O
Madree Mìaa!

Esq yo nosee.. enserioo..
Me eh quedado con una intrigaa!
Madre miaa.. Sera el que estoy pensando? O_O'
Tiaa tu te sales en cada cap ehh :)
(K) cuidatee!

♥Isa...Cullen! dijo...

AAH! esta geniiial aah publica prontooo no nos puedes asiii esperandoo esperandoo aah1 muero por saber sera este chico el que se encontro antes?? :OOO cuidate bye publica prontoo :D

Pattiitooo dijo...

a que es Mark
qe lindo, oajala las acompañe (:

Martha dijo...

oioioioiii! ya vuelvo a estar intrigada...
Me encanta como siempre. :)pero se me hace muuuy corto

Bree Amy Vulturi Clearwater Cullen dijo...

ARRRRRRRRRR!! ESTOY POR ARRANCARME TODOS LO PELOS DE LA CABEZA!!! edgar,edgar,edgarrr!! O.O este tipo no piensa decir nin pio o que chingados!? O.O ok, ok, me chinge ^^

Bueno, leire, como siempre. i like thite capitulo (creo que ya te he dicho que no soy buena para el ingles, no?)

Yo, creo, Yo creo...que sera mat!, o mark! o como sea que se llame ^^


pero no me agrada -.-" antes si, pero ahora no...

Bueno, sha me voy!espero que la pases bien, que santaclaus exista, que el grinch no nos robe la navidad, y que mi sueter no se ensusie de pasta (Ho...demaciado tarde para eso...)

Adios!!